Judiciales y policiales
Investigación

El alcalde de Nueva York niega las acusaciones de agresión sexual en su contra

Eric Adams afronta una demanda de 5 millones de dólares por acusaciones de agresión sexual en 1993.

Eric Adams, alcalde de la ciudad de New York, se encuentra en un desafío legal al enfrentarse a una demanda por acusaciones de agresión sexual de Lorna Beach-Mathura, una antigua auxiliar administrativa de la policía de NY.

Estas acusaciones, que Adams niega, se derivan de un incidente que supuestamente ocurrió hace más de tres décadas. La demanda, en la que se exigen 5 millones de dólares por daños y perjuicios, acusa a Adams de comportamiento sexualmente depredador.

Detalles de la acusación presentada ante el Tribunal Supremo de Manhattan

En una reciente sesión informativa en el Ayuntamiento, el alcalde Adams abordó las acusaciones, afirmando inequívocamente: “Esto no ocurrió”. Expresó sus dudas sobre haber conocido alguna vez a Beach-Mathura durante su mandato en el departamento de policía.

La refutación de Adams se produce en medio de la demanda de Beach-Mathura, presentada ante el Tribunal Supremo de Manhattan. En ella se detalla un supuesto incidente en el que se acusa a Adams de haberle hecho una proposición sexual no solicitada llevándola en coche a un terreno apartado.

La documentación legal aportada por Beach-Mathura presenta una grave acusación contra Adams, alegando que intentó obligarla a practicarle sexo oral y, cuando ella se resistió, al parecer intentó coaccionarla físicamente para que accediera.

Estas acusaciones pusieron a Adams en una posición en la que debe defender su integridad y su trayectoria de defensa de la dignidad y el respeto en el servicio público.

A pesar de la gravedad de las acusaciones, Adams optó por no comentar sus pormenores ni especular sobre las motivaciones de la demanda.

Sin embargo, expresó su pesar por la agitación que esto ha causado a sus seres queridos, extendiendo una disculpa a su novia, Tracey Collins, y a su hijo, Jordan Coleman, por la angustia a las que se enfrentan.

Ante la intensificación del escrutinio público y mediático, Sylvia Hinds-Radix, abogada de la corporación municipal, adoptó una postura firme en defensa de Adams, destacando su negación de lo que calificó de acusaciones “escandalosas”.

Hinds-Radix también señaló el desafío histórico de Adams contra el racismo del NYPD en 1993, cuestionando la insinuación de la demanda de que Adams ejercía influencia sobre las decisiones promocionales del NYPD.

Los orígenes de la demanda se remontan a que Beach-Mathura buscó la ayuda de Adams como líder dentro de la Asociación de Guardianes del NYPD de la Oficina de Tránsito, un grupo dedicado a defender los derechos de los empleados negros, tras sufrir discriminación.

Sin embargo, argumenta que en lugar de recibir apoyo, se convirtió en objeto de explotación por parte de Adams.

Lectores: 102

Envianos tu comentario