Judiciales y policiales

Detienen a una madre en Carolina del Norte por torturar y asesinar a sus hijos adoptivos

Avantae Deven, de 63 años, declarada culpable de múltiples delitos, entre ellos asesinato en primer grado, encubrimiento de homicidio, secuestro y abuso infantil grave.

La policía de Fayetteville, Carolina del Norte, arrestó la semana pasada a una mujer acusada de torturar y asesinar a sus dos hijos adoptivos, cuyos cuerpos fueron hallados dentro de un incinerador.

Avantae Deven, de 63 años, declarada culpable de múltiples delitos, entre ellos asesinato en primer grado, encubrimiento de homicidio, secuestro y abuso infantil grave.

Hallazgo estremecedor en Carolina del Norte

En abril, la policía descubrió restos humanos en un incinerador de metal que pertenecían a un adolescente de entre 15 y 19 años y a un niño de entre 7 y 10 años.

Los investigadores creen que la madre adoptiva abusó de ellos durante varios años antes de matarlos y desmembrarlos para ocultar pruebas.

Según las autoridades, los menores, identificados como Blake y London, junto con otros tres niños adoptados, vivian en condiciones inhumanas, encerrados en una habitación pequeña y oscura.

Además, los golpeaba constantemente y apenas recibían alimento, el cual tenían que "ganarse" escribiendo cientos de párrafos para disculparse por su supuesto mal comportamiento.

"Algunos de los niños también fueron golpeados hasta el punto de necesitar atención médica, pero solo se les dieron remedios naturales como miel", según los investigadores del caso.

Abuso prolongado

"Creemos que él (Blake) sufrió abusos psicológicos y fue privado de alimentos", indicó la policía, agregando que el cuerpo del menor no soportó aquel trato inhumano. Su hermana, London, murió "de la misma manera dolorosa en que murió Blake, por inanición y abandono", concluyó.

Blake fue visto por última vez en 2012, mientras que London habría desaparecido en 2019.

Sin embargo, la acusada no denunció la desaparición de Blake hasta enero de 2024, cuando informó a las autoridades que vio a su hijo por última vez en 2022, antes de que él se fuera a un retiro budista.

En cuanto a London, Deven nunca reportó su ausencia.

Otra de las niñas adoptadas por la mujer relató a la policía que vivía bajo un maltrato continuo. "Nos golpeaba mucho porque robábamos comida para sobrevivir. Ella simplemente te arrastraba del pelo y te golpeaba", confesó.

Lectores: 95

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: