Información General
Medidas

Lyft y Uber capacitan a sus conductores para detectar secuestros

Según un análisis detallado de NBC News, hay casos documentados desde 2017 que revelan al menos 10 sucesos en los que se transportó a menores a residencias privadas u hoteles en estas circunstancias.

En los últimos años, algunas personas acusadas de abusadores sexuales utilizaron Lyft o Uber para ejecutar secuestros a adolescentes o niños hasta sus puertas, según registros judiciales penales y demandas presentadas por las familias de los acusadores.

Según un análisis detallado de NBC News, hay casos documentados desde 2017 que revelan al menos 10 sucesos en los que se transportó a menores a residencias privadas u hoteles en estas circunstancias.

A raíz de esta cuestión, una advertencia del FBI de 2022 demostró los riesgos potenciales de la trata y el secuestro vinculados a estos servicios.

El anonimato que ofrecen estas plataformas de viajes compartidos podría ocultar peligros que no suelen asociarse a los métodos de transporte tradicionales.

Aunque estos casos son relativamente infrecuentes, su impacto en las víctimas es profundo y suscita serias preocupaciones sobre la solidez de los protocolos de seguridad diseñados para proteger a los usuarios vulnerables.

Lyft y Uber buscan disminuir secuestros

Para hacer frente a este preocupante uso indebido, Uber y Lyft introdujeron nuevas políticas e iniciativas de formación destinadas a prevenir posibles abusos.

Entre estas medidas destaca un programa de Uber que permite a los adolescentes reservar viajes sólo con el consentimiento previo de sus padres.

Además, ambas empresas desarrollaron materiales educativos para ayudar a los conductores a reconocer y responder a las señales de situaciones peligrosas.

A pesar de estas mejoras, los retos persisten. Las políticas permiten a los conductores solicitar la confirmación de la edad o incluso cancelar los viajes si sospechan que un viajero es menor de edad y no va acompañado.

Sin embargo, estas medidas se quedan cortas a la hora de exigir comprobaciones exhaustivas, lo que hace recaer una gran responsabilidad en los conductores.

Algunos conductores expresan en los foros su preocupación por las posibles repercusiones, como represalias o pérdida de ingresos, por negarse a llevar a menores no acompañados.

Los críticos sostienen que, si bien se introdujeron mejoras en materia de seguridad, las empresas de viajes compartidos podrían aplicar de forma más estricta estas políticas.

Lectores: 98

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: