Inmigración
Solidaridad

Voluntarios dan a migrantes alimento y ropa de invierno afuera de comisaría de Chicago

Cada 15 días, el grupo afiliado a una iglesia llevará ayuda a solicitantes de asilo que viven de manera temporal en las comisarías de la ciudad.

Tortas, café y chocolate caliente se repartieron en días recientes a decenas de migrantes que duermen en el piso de la estación de policía del Distrito 12, en Pilsen, y en las tiendas de campaña instaladas en el parque al costado de esa comisaría.

Aunque las temperaturas continúan en descenso en la ciudad, todavía no se experimenta el frío intenso propio del invierno de Chicago. Sin embargo, para decenas de recién llegados acostumbrados al clima caribeño de su natal Venezuela, dormir en tiendas de campaña en la calle suele ser retador y peligroso.

Con gorro, guantes y chamarra gruesa estaba vestido Mauricio Chacón, quien se acercó junto con otros solicitantes de asilo hasta un grupo de voluntarios de una iglesia local que regalaban comida y ropa de invierno.

El hombre, originario de Venezuela, llegó a Chicago desde la frontera sur hace un mes y busca asilo político. Chacón duerme en el parque, al costado de la comisaría, en una tienda de campaña.

“Ya me habían dicho conocidos que Chicago era muy frío, empiezo a sentirlo, aunque todavía no es invierno, pero cuando descienden las temperaturas se siente más al dormir en la calle”, mencionó.

Chacón dijo que muchas personas le han ayudado mientras espera que lo instalen en un refugio temporal. “Nos han traído abrigo, sábanas, cobijas, chamarras para soportar el frío… Estamos confiando en Dios que antes de que llegue el frío más fuerte ya no estemos aquí sino en un refugio”.

Lectores: 222

Envianos tu comentario